Los tratamientos homeopáticos ganan popularidad en nuestro país. Esto se debe a que, lejos de falsas expectativas, esta disciplina supo encontrar definitivamente su lugar en la sociedad. En efecto, no se trata en absoluto de una opción que enfrenta a la medicina tradicional. De hecho, en muchas ocasiones la complementa.

Quizá, el principal aspecto a considerar por aquellos profesionales emprendedores que planean poner en marcha un consultorio homeopático es la profesionalización del servicio en todos sus niveles. Es que una de las principales críticas a esta medicina alternativa es justamente que no cuentan con el aval de ciencia médica tradicional. Pero un buen punto de partida es precisamente establecer con claridad que no es efectivamente una ciencia comparable a la tradicional sino, una disciplina seria con resultados positivos en innumerables situaciones.  Por eso un buen consejo para estos consultorios es que la información sobre los tratamientos y técnicas sean absolutamente transparentes para el paciente, en relación a su verdadero alcance y efectos. Por ejemplo es bien conocido su efectividad en enfermedades como resfríos y gripes y afecciones respiratorias en general, la homeopatía puede brindar soluciones incluso más efectiva que su colega en estos casos.  En efecto, la profesionalización de los médicos que reciban a los pacientes es fundamental.

Estrechamente relacionado con este punto, es el relacionado con los profesionales farmacéuticos que se encargan de elaborar los medicamentos recetados.

Es vital contar con una farmacia especializada y con experiencia para que los preparados resultan de la cualidad necesaria para completar el tratamiento que se indicará. Es importante que la farmacia elegida cuente con todos los recursos para responder por todos los tipos de formas farmacéuticas, orales, tópicas e inyectables.

Además y según nos aseguran especialistas de Farmacia Técnica, los medicamentos que se elaboran deben cumplir normas estrictas en su fabricación. Una de las bases que suelen utilizarse son los repertorios, libros de referencia para las preparaciones. Es decir que un preparado contiene aproximadamente una disolución de la sustancia original en 10 000 partes. Está más que mínima proporción tiene como una de sus finalidades fundamentales lograr una mayor potencia de la sustancial original para obtener una acción más profunda. “Lo similar cura a lo similar” es uno de los principios que guían esta disciplina. Así, el proceso de preparación es en esencia artesanal y por eso es tan importante contar con especialistas.

Seguramente, el hecho de que no existen procedimientos invasivos en esta área es otra de las razones que hacen que las personas opten por estas soluciones. En efecto, los insumos de los remedios que se utilizan no son preparados químicos sino extractos de plantas con prioridades específicas, minerales o sustancias de origen animal diluidas en agua o azúcar. Para conocer más sobre los remedios homeopáticos se puede consultar el siguiente enlace http://farmaciatecnica.com.ar/remedio-homeopatico/ pero lo que queremos destacar aquí es que este tipo de origen hace que los medicamentos resulten más “amigables” para el paciente, más allá de la dolencia, ya que no producen efectos adversos como algunas de las opciones tradicionales. Y esto es sin duda, lo primero que debemos ofrecer y dejar en claro en el consultorio.