Danielventura

Consultores de Negocios

Mes: diciembre 2017

Los problemas de humedad: un dolor de cabeza para el rubro de la construcción

Como sucede en todas las industrias, las empresas relacionadas con la construcción, la arquitectura y el diseño también enfrentan desafíos específicos. En este caso, hablaremos de un problema que, aunque parezca extraño, recorre varios momentos del proceso de negocios e incluso afecta aspectos relacionados con la satisfacción y la lealtad de los clientes. Nos referimos concretamente a los diversos reclamos provocados por problemas de humedad. Se trata de una de las quejas más comunes que suelen aparecer tanto en el rubro de la edificación, como en el del mantenimiento  edilicio de hogares y empresas. En efecto, los problemas causados por la humedad son una de las quejas más comunes de los clientes y una de las más difíciles de contemplar y solucionar inmediatamente. Este tipo de inconveniente no es en absoluto exclusivo de casas antiguas, sino que muchas veces las edificaciones más nuevas o incluso departamentos a estrenar suelen presentar esta clase de inconvenientes. Las consultas a inmobiliarias y empresas de la construcción en estos casos es común, pues, las personas suelen dirigirse a quién le compró su inmueble a la hora de atribuir responsabilidades cuando aparecen problemas después de la compra.

En nuestra consultoría de negocios es común recibir preguntas sobre este tema. Sobre todo en las ventanas de inmuebles nuevos, que suelen tener este inconveniente. Si bien no es para alarmarse, ya que muchas veces se debe a que los materiales que se usan para las construcción contienen agua y no ha pasado el suficiente tiempo como para que todos los componentes sequen complementante, no es extraño que aparezcan manchas en las paredes, cerámicos y techos. Y por supuesto, esto es motivo de reclamos de los flamantes nuevos propietarios. Los especialistas de marketing recomiendan atender y anticiparse a las consultas de quienes nos compraron un bien o servicio; se sabe que el cliente contento se multiplica por dos y el que no está conforme se multiplica por cuatro. Volviendo al caso de la humedad, resulta imprescindible consultar y si es necesario incorporar en los procesos del negocio a especialistas en este rubro, para anticiparse en lo posible o corregir los problemas de humedad. Empresas como Leplak brindan un plus especial pues están focalizadas y acostumbradas a lidiar con este tipo de cuestiones.

Por estas razones, una nueva tendencia de la industria es la utilización, en las terminaciones para paredes, placas antihumedad, generalmente de yeso, una opción que cuando es aplicada por expertos, como las opciones que se muestran en este enlace https://www.leplak.com/revestimientos-paredes/ resulta una solución ideal. Estos productos trabajan por ósmosis y permiten eliminar progresivamente la humedad contenida en la pared y solucionar la necesidad estética en el mismo esfuerzo. Las posibilidades de revestimiento también incluyen cielorrasos y pinturas, por lo que es posible combinar y satisfacer cualquier tipo de requisito estético o de diseño. Además, se trata de propuestas estética bellas, e incluso, en el caso de las placas para las paredes, pueden ser pintadas; otras simulan texturas y muestran efectos como el del ladrillo, por lo que resultan perfectamente adaptables a cualquier estilo arquitectónico establecido previamente en la construcción.

En la era digital, ¿los folletos publicitarios de papel aún son útiles?

Junto a mi computadora, apoyado en el escritorio, hay un folleto de papel que me entregaron en mano en la vía pública antes de llegar a la oficina. Es un anuncio publicitario de un centro de estética que ofrece tratamientos y la promesa de eliminar la adiposidad localizada en el abdomen y las arrugas del rostro, entre otros tratamientos. Si bien en las calles de Buenos Aires, sobre todo en las grandes avenidas, son muchas las personas que entregan este tipo de publicidad en mano de los transeúntes, ahora me sorprende que este formato siga en pie. ¿Acaso las plataformas digitales no han logrado que los viejos folletos caigan en desuso? Ante la evidente supervivencia de los mismos, cabe analizar cuáles son (aún) los beneficios que ofrecen los folletos para los fines promocionales de un negocio, empresa o servicio de un particular.

No hay dudas que Internet revolucionó el modo de hacer publicidad. Si antes los anuncios estaban en las revistas, los diarios, la radio y la televisión, ahora están en el mundo digital. Y con muchas ventajas: por ejemplo (y primordialmente), la posibilidad de segmentar las campañas. ¿Qué quiere decir esto? Pues que el anuncio se muestre sólo a las personas que han demostrado interés en productos o servicios similares. Por ejemplo, el dueño de  una bicicletería puede elegir que sus anuncios en Internet se muestren en la pantalla de los usuarios que han realizado búsquedas en Internet de bicicletas. Además, es posible segmentar por edades, por regiones geográficas, incluso por barrios.

A pesar de estar por fuera de Internet, los folletos tienen algo de aquello. Por ejemplo, el papel que está junto a mi computadora, en el que leo el nombre del centro de estética CIMEC y la URL de su sitio web, www.cimec.com.ar, acaso fue entregado en mi mano porque encajo entre la audiencia que pretende atraer aquella clínica. Tengo entre 30 y 40 años, y además me muevo en el barrio en el cual este centro de belleza tiene su sede. Si la persona que entrega los folletos reparte a conciencia, estos papeles no deberían ir a parar a las manos de cualquier persona que pase a su lado, sino que debería escoger a quienes entregarlos.

Aquel es uno de los consejos que hay que tener en cuenta si se eligen los folletos de papel como un soporte publicitario: hay que capacitar a las personas que los repartirán, explicándoles a quiénes debería entregarlos y a quiénes mejor no hacerlo.

Por lo demás, en la puja de los digital y lo analógico, ciertos negocios o empresas deben considerar en dónde se mueve mayormente su audiencia. Si bien Internet es un espacio que acoge a cada vez más personas de diversas edades, hay empresas que no deberían apostar todas sus fichas a la publicidad digital, sino también combinarlas con publicidad impresa.

Hay una lógica que es tan antigua como los folletos: si imprimir 100 folletos cuesta 100 billetes, la inversión estará cubierta con un solo cliente que llegue al negocio. Seducir a uno entre cien debería ser posible.

Algunos aspectos a tener en cuenta al hacer folletos:

  • Estudiar la legislación vigente para la distribución de publicidad en la calle. Por lo general, es imprescindible colocar la frase que invite a arrojar el papel en un ceso de la basura y no en la vía pública.
  • Estudiar la distribución del folleto: al igual que los anuncios digitales, en el “mundo real” hay que segmentar al público, escoger a quién entregar o mostrar la publicidad.
  • Ser concretos: al igual que ocurre con los sitios web, el diseño de un folleto debe lograr una comunicación efectiva e inmediata del mensaje. En caso contrario, terminará en el cesto de la basura muy pronto.

© 2020 Danielventura